martes, 28 de abril de 2009

Mis amores...






Estos son mis amores, mi constelación familiar, como dirían los psicólogos, mi familia de origen y la ejejida y creada. Algunos son mis grandes y buenos amigos de diario, lo que me soportan (especialmente en los momentos de bajón, como mejor pueden) y a quienes soporto siempre que soy capaz y por quienes padezco cuando toca...con quienes comparto ilusiones, alegrias, risas y pesares...quienes a veces me enfadan por dentro y a quienes me consta sin pretenderlo que enfado también a veces; muchos a los que me gusta especialmente acompañar, estar pendiente; a algunos solo veo una o dos veces al año, pero el contenido de sus frases y gestos me dura mucho tiempo; a algunos ni los conozco personalmente, pero sus obras, sus escritos, sus palabras en canciones me conmueven profundamente, me pican y me ilusionan unas y otras veces; unos pocos mis reyes y reinas, mis referentes-admiradores, y si alguine piensa que idealizo, no lo voy a negar...que cada un@ se mire y vea si no tiene a alguien o a alguienes por quien no habla más de sus maravillas que de sus miserias; me dejo a muchos en el tintero, que tengo presentes, que estuvieron cerca y que ya no lo están tanto, que apenas se dejan ver, pero que andan por mi cabeza...
Todos con sus proyectos preciosos, sus historias...mis amores

2 comentarios:

Vicent dijo...

Hola, Lucía.

Has puesto y pones mucho de ti en este blog, y eso es lo que me gusta de él. Es casi como oírte, como leer tus pensamientos; mejor aún, casi como leerte el alma...

Me alegro de verme reflejado en esa constelación familiar, de constatar que somos una familia.

Yo, desde luego, también siento que sois mucho más que simples "amigos", y eso que la palabra "amigo" significa muchísimo.

Bueno, pues espero que sigas adelante con el blog, y con todo lo que llevas entre manos. :-)

Un abrazo.

Mafalda dijo...

¡Hola, Lucía!

Me alegro mucho que hayas retomado esta faceta "bloquera".

Gracias por hacerme parte de "tu familia", nos queremos como familia pero nos llevamos mejor que si fuéramos familia, es una gran suerte que nos tengamos los unos a los otros, de verdad.

Ya te iré siguiendo...

Un besete.